HOME

CAMBIOS EN LA TIERRA

Escrito por: Athene Raefiel
Enero 2005

Queridos Amigos Trabajadores de Luz:

Comenzar el año 2005 con una devastación natural tan horrorosa como la que vemos ahora en el sureste de Asia es seguramente una señal de lo que está por venir. La energía tiene que moverse para poder desplazar otras energías. La conciencia de la naturaleza y de los humanos debe volverse armoniosa si desean evitar situaciones futuras que les traigan grandes pérdidas de vidas humanas. Como especie, los humanos no han cooperado con las energías naturales circundantes del planeta, ni con sus otras especies de vida. Sin compromiso dentro de la naturaleza de la vida, habrá caos y devastación. Estas son las leyes de la naturaleza y como tales no pueden ser ignoradas.

Dan demasiadas razones y excusas para justificar el uso irresponsable de los recursos que mal utilizan y desplazan. Demasiada locura e inestabilidad dentro del la conciencia humana domina a la gran mayoría de la gente en este planeta tierra. Esta locura está llegando ahora a la ecología y a los reinos animales de su delicado planeta. Como a los seres humanos se les ha dado la habilidad de pensar, de escoger y de razonar, tienen la habilidad de lograr armonía, paz y equilibrio en las otras energías dentro de su sistema solar.

En cambio, deciden rechazar la idea de que tienen tales poderes y habilidades, y por ende, niegan su propia habilidad para crear una nueva y mejor realidad. Es hora de que los humanos se responsabilicen por el plano terrestre y sus energías. Las energías que los seres humanos generan definitivamente afectan al planeta y sus especies, como un todo.

Cuando los habitantes del planeta están viviendo en energías de escasez, limitaciones, devastación, tristeza, destrucción, guerra y lamentaciones, entonces éstas son las energías con las que alimentan al resto de las formas de vida en el planeta, así como también al planeta mismo. Estas energías han estado en primer plano por demasiado tiempo ya. No es fácil ser el precursor del cambio y de la belleza a una situación como ésta, pero simplemente por el hecho de que todo el mundo y todas las cosas tengan cáncer, no significa que yo también debo ser presa de dicha energía.

Tantas veces deseamos creer que no somos los que controlamos a la naturaleza. Decimos: “Miren la magnitud los terremotos y maremotos que han estado ocurriendo. Estos sucesos son tan solo actos fortuitos de la naturaleza”. ¡Esto no es así! Todo está conectado, las energías de la Tierra y a ustedes. La naturaleza tiene su propio papel para mantener un balance para sostenerse y sostener la vida en ella. No hay nada producto del azar en ello.

Otra frase que les encanta repetir a los humanos es que los accidentes suceden todos los días. Resulta que cada día conlleva su propia energía que ha sido creada a su vez por energías que la precedieron. Cada día es una acumulación del día anterior y creador del día siguiente.

La tierra debe ajustarse a sí misma para hacer espacio a las energías desplazadas que soporta. Cuando ustedes, como seres humanos, detonan bombas y toman vidas humanas por venganza y hostilidad, producen desplazamientos energéticos que no tienen a donde ir. Tarde o temprano, estas energías de avaricia, odio y juegos de poder deben crearse un espacio para sí mismas. Cuando lo hacen, deben desplazar otras energías que son las que sostienen la estructura de la tierra y de sus placas en su lugar.

Como seres humanos, debemos despertar al verdadero poder que yace en la Madre Naturaliza y ayudarla a encontrar maneras de mover tales energías de modo que no desplace a cientos de miles de vidas humanas inocentes. Ustedes, los trabajadores de luz, tenemos una grandísima responsabilidad de despertar e iluminar a otros al hecho de que lo que ha sido creado puede ser cambiado.

Hay tantos que desean anclar la luz, pero son tan pocos los que están concientes de lo simple que resulta en realidad. Al llamar a las energías de la Tierra, del Aire, del Fuego y del Agua diariamente; al tomar estas energías con ustedes y entender como ustedes y la naturaleza son uno; esto es anclar la luz.

Crear una Rueda Medicinal y anclar las cuatro direcciones para honrarlas en nuestras meditaciones, rezarle a las energías de los cuatro vientos, los ocho vientos y los doce vientos; esto es anclar la luz.

Reconocer la luz espiritual de luz que ustedes y todo lo demás es. Reconocer a sus guías y maestros espirituales, reconocer los doce puntos de poder de luz que conectan toda la vida sobre este planeta. Esto es anclar la luz.

Luz y amor son sinónimos. Cuando entiendan la luz interna que ustedes y toda forma de vida son, también entienden el amor que exuda la luz. Amor incondicional, amor sin condición, juicio o expectativas. Aceptación, permitir y entender sin razonamientos.

Presten atención a sus propios procesos de pensamiento; si nos les agradan, si sus pensamientos no son de maravilla ante la belleza de la vida que ustedes y la Luz Divina son, entonces, reprogramen sus procesos de pensamiento. Vuélvanse a crear ustedes mismos. Tomen las decisiones difíciles de la vida. Escojan ser diferentes. Escojan ser amorosos y dulces. Escojan creer que todos los demás tienen y buscan la misma verdad de amor y luz en sus vidas.

Hagan invocaciones a la par que oran. Invoquen las energías de luz y amor diariamente. Invoquen las energías de los Maestros Ascendidos, de las Santas Llamas de Luz, Los Siete Rayos de Luz, a los Sagrados Arcángeles de Luz, a Las Cuatro Direcciones, a La Sagrada Energía de la Tierra, Cielo y las Aguas, llamen a Los Ancestros Indios y Animales de la Tierra.

Invoquen a su propia alma y espíritu diariamente. Díganle a su alma que están listos para trabajar mano a mano con su conciencia y que están listos para conectarse y trabajar con la esencia espiritual de vida que ustedes son. Díganle esto diariamente a su alma y a su espíritu.

Hagan sus afirmaciones diariamente.

Afirmen que:

"Yo soy un ser de luz", "Yo soy el poder de la luz y el amor interno", "Yo soy un hijo del amor y de la luz", "Yo soy gozoso y feliz", "Yo soy especial", "Yo merezco ser amado(a)", "Merezco sentirme realizado(a)", "Yo me alineo con el mayor poder de amor interno que yo soy", "Yo soy el que soy, Yo soy el que soy, Yo soy el que soy".

Usen sus poderes imaginativos para crear bellas imágenes sobre cómo debería ser la vida. Visualicen a todas las gentes del planeta uniéndose y tomándose de las manos mientras se sonríen unos a otros. Vean como desaparecen y se olvidan los prejuicios. Miren como la gente feliz ayuda a los que están tristes, vean a los ricos ayudando a los pobres, y a los sanos ayudando a los enfermos. Vean como las personas en el mundo hacen esto porque se dan cuenta de cuan maravilloso es hacerlo. Miren como ya no hay motivos ocultos ni necesidad de poder o de miedos. Vean como todos los individuos son libres para ser ellos mismos. Miren un mundo lleno de abundancia, equilibrio y felicidad.

Miren como los recursos naturales son compartidos y protegidos paralelamente con la creación natural de nuevas energías para asistir a los seres de este planeta. Vean en la iluminación un camino de vida para el crecimiento de los hijos, así como también el amor y la paciencia. Visualicen este Nuevo Mundo y háganse el hábito de visitarlo en sus meditaciones.

De esta menara comenzarán a sanar al mundo, sus especies y sus energías. Ustedes como seres humanos son el poder en este carrusel llamado planeta tierra. Creer que lo que le sucede al planeta y a sus especies es producto del azar, es negar la verdad. Pensar que la Tierra pudiese destruir toda la masa terrestre en cualquier momento dado es una realidad. Es una realidad que solo ocurrirá si los seres humanos no se dan cuenta que pueden cambiar su nivel de conciencia para trabajar en armonía con la conciencia del Universo y de lo Divino.

No somos víctimas, sino creadores de nuestras vidas. Si no les gusta la creación de vida en la que están viviendo, entonces cámbienla. No podemos cambiar la realidad de los otros, pero ciertamente podemos cambiar nuestra realidad individual. Viviendo esa nueva realidad es como ponemos a funcionar esa energía y la compartimos con los demás. Vivir con el ejemplo no es un camino fácil, pero es un camino extraordinario.

Pensar que deben dejar de ser humanos para vivir con el ejemplo es un gran error. Ciertamente es el ser humano el que guiará al espíritu con el ejemplo. Seres extraordinarios viven en un mundo ordinario todo el tiempo. Ser auténticos y compartir esta realidad con otros en la vida es vivir una vida extraordinaria.

Tomar conciencia plena de todos los mundos que les rodean y encontrando la armonía y el equilibro entre ellos, es ser auténticos. No les hace falta dejar de fumar, ser vegetarianos, espirituales, o cualesquiera otros modelos para lograr esto. No hay una categoría preestablecida o encasillamiento que necesiten para lograr esta poderosa realidad. Se recomienda la moderación en todas las cosas, aunque no es imprescindible. Ustedes son perfectos tal cual son y pueden vivir sin juzgarse los unos a los otros todo el tiempo.

Ser humanos es un reflejo de lo Divino. Sean los mejores seres humanos que puedan ser. Entiéndanse a ustedes mismos y a aquellos que están a su alrededor; permítanles ser ellos mismos, pero no les tengan lástima. Tampoco se compadezcan de sí mismos.

Tomen su poder y vivan su realidad lo mejor que puedan, anclen la luz de su Divinidad y de su alma diariamente. Derriben las ilusiones que mantienen prisionera a su conciencia y a su realidad, liberándose para ser una verdadera luz que siempre triunfa en la vida.

Cada uno de ustedes es la encarnación de la Conciencia Superior Divina del Alma. Cada uno de ustedes contiene el fruto de vida que alimenta al resto del planeta. Cada uno de ustedes guarda el milagro mágico de vida que combina y sana al todo. Simplemente sean el mejor ser humano que puedan lograr ser. Solo integren la Luz Divina de la Fuente y del Espíritu dentro de ustedes mismos y del mundo cada día. Esto es todo lo que se requiere para cambiar al mundo, nada más y nada menos.

No hay víctimas de la vida, solo viajeros. Que sus esfuerzos sean recompensados y su camino les traiga plenitud. Que cada uno reciba las bendiciones de amor que emana aumentadas mil veces más. Ustedes son, sin lugar a dudas, una llama de luz especial que se quema dentro de los éteres de lo Divino.

¡Sean la luz!
Athene Raefiel