HOME

www.atheneraefiel.com

This Channeling was done before a group and transcribed and edited by Athene Raefiel

Channeled by Athene Raefiel
December 13, 2003

www.AtheneRaefiel.com

Canalización del Concilio de los Nueve

Diciembre 13 del 2003.

Traducción: Odilia Rivera osaavriv@hotmail.com

Padre Celestial, Madre Divina, los invocamos y pedios que anclen su luz dentro y alrededor de nosotros. Quiero que repitan conmigo. Invoco el poder de la Luz que soy. Invoco los Arcángeles Miguel, Rafael, Gabriel, y Uriel. Invoco a mis maestros y guias. Invoco al aire de la Tierra, el fuego y el agua. Invoco a la luz santa de luz, la energía mas divina dentro de mi y pido que esa luz se expanda hacia fuera y que sostenga a todos en un círculo. Yo soy, Yo soy, Yo soy un niño de amor y luz. Yo soy, Yo soy Yo estoy dentro de la mirada de Dios. Yo soy, Yo soy, Yo soy un niño dorado de luz.

Ahora visualizo el sol brillando directamente sobre la cabeza, sintiendo los rayos del sol hacia uno y alrededor de uno, calentando con su luz amarillo dorada. Ahora expandiendo esta luz y llenando el cuarto con ella. Cada uno de ustedes extiendan un brazo y mano desde su corazón, conectándose con la mano de cada uno del grupo, conectando el amor y energía de amor, abriendo su alma y conciencia para permitir la alineación de sus sistema de chacras hacia la esencia espíritu del ser superior que son. Y entonces una vez mas digan. Yo soy, Yo soy, Yo soy.

CANALIZACIÓN DEL CONCILIO DE NUEVE.

Hemos venido a hablar con ustedes. Ya que últimamente ha habido muchas preguntas que la gente sobre su plano y su planeta han estado preguntando a su propia mente consciente, a su propio entendimiento divino. Ha habido cambios abrumadores que han ocurrido no solo dentro de la tierra misma, sino también dentro de su sistema solar y planetario.

La actividad solar que ha estado ocurriendo ha traído muchos cambios de patrones geométricos de los que están hechos las líneas Ley de la Tierra. Hemos ayudado en el intercambio de energías, ayudando a esos dentro de su plano, su dimensión, para que despierten hacia su conciencia espiritual. Somos el Concilio de Nueve. Somos nombrados de tal manera, ya que Nueve es un número geométrico que nos permite estar al final de la cola, por así decirlo, o la terminación de cada escalón de la escalera al ser ascendida. Han venido dentro de este plano, de esta dimensión para experimentar la luz que son, el cuerpo de luz que son, y el espíritu, esencia que yace dentro de toda vida. Cuando se cuidan a sí mismos y cuidan aquello que está más allá de lo que pueden ver, o sentir, o gustar, entonces pueden a comenzar a relacionarse con nosotros en una forma que nos permita ayudarles con nuestro gran conocimiento y entendimiento. La nuestra es una conciencia que nada tiene que ver con lo racional. No somos como ustedes, ya que de hecho no tenemos un habla racional en el mismo sentido que ustedes. Nuestra conciencia es una de telepatía. Es una de luz, entendimiento, compasión, sabiduría y de permiso. Estamos de acuerdo con su experiencia, porque son el elemento divino de luz, justo como nosotros somos la luz divina. Trabajamos muy de cerca con muchas dimensiones y frecuencias y muchas formas otras formas de vida. Hay muchas formas de vida dentro de todos los universos que no son familiares para ustedes en este punto del Tiempo. Para aquellos sobre la Tierra, es arrogante pensar que ellos son la única forma de vida en el universo. No entendemos por qué podrían pensar por un momento que están solos. Nosotros no tenemos el concepto de soledad como estar aislados o individualizados. Para nosotros nada está solo. Para nosotros solo hay lo que somos entre todas las cosas. Somos el Concilio de Nueve. Hay muchos concilios de Luz. Asistimos a la humanidad y a otros seres de forma, pero no asistimos a otros seres que no la tienen, porque esto no está indicado en el trabajo que hacemos. Hemos venido hacia ustedes ante la insistencia del canal porque ella ha encontrado recientemente que nuestras energías son de gran importancia. Les traemos hoy información que puede ayudarles en el entendimiento de los cambios que estarán experimentando en el próximo elemento tiempo al que se refieren como el año próximo (2004). Este próximo año será caótico y triste para muchos, ya que parece difícil adaptarse al cambio en su plano. Últimamente los nuevos cambios traerán un nuevo entendimiento y percepción acerca de que se trata la vida. La Vida en su propia eterna esencia es interminable. Nos gustaría que entendieran que su jornada ha sido ya muy larga. Ninguno de ustedes la comenzó en este tiempo de vida. Este tiempo de vida es solamente un escalón en su esencia eterna y jornada de alma en la que han estado por muchos siglos de tiempo. No tienen sino un entendimiento dentro de ustedes que contiene todos los otros entendimientos. Hasta que llegan diríamos “irregularmente” a este entendimiento de lo que son. En su irregularidad, eligen ver solo aquello que está ante ustedes en el mundo de la existencia física. Nos gustaría que cerraran sus ojos mas a menudo y vieran que es lo que hay dentro de ustedes, vieran que es lo que pueden sentir con sus sentidos, ver lo que conocen que es verdad hasta si esto no existe en la escena física. Queremos pedirles que entiendan que somos atraídos hacia el corazón de cada ser, no al corazón que es hecho por el hombre, no al corazón biológico, sino al corazón de Dios el cual está dentro de cada uno de ustedes. Siempre hay empatía y compatibilidad con todas las cosas que son divinas y que son humanas. Los humanos fueron creados como el mas grande regalo y la mas grande representación de lo divino que existe. Tienen la oportunidad de traer hacia el elemento divino con ustedes, un entendimiento de la forma que son en un método que les permitirá integrar esa forma y no necesitarla mas para contener su alma y su espíritu. En este punto de tiempo, hay muchos en este plano que no ascenderán a su descanso divino, a su paz divina, a su entendimiento divino. Ellos de hecho, serán dejados detrás. Esta es una elección que ellos han hecho. Esto no es un elemento divino que ha sido puesto sobre ellos. No hay nada que nosotros hayamos puesto sobre ustedes en su dimensión. Su dimensión, su esencia, todo es su elección. Ustedes han elegido el cuerpo en el que están. Han elegido la mente que tienen, el sendero por el que andan, el entendimiento y aprendizaje que tienen. No hay nada que traigamos hacia ustedes que no tengan el conocimiento de todo. Cada uno de ustedes deben de darse cuenta de nosotros no como del Concilio de Nueve, sino de nosotros como la energía del espíritu que ustedes son. El Concilio está simplemente aquí para aconsejar la luz y al Ser de luz. Somos el Consejo de la Luz y somos de luz, hablamos de las energías, el espíritu, la alineación y verdad dentro de cada uno de ustedes.

La verdad está mas allá de cualquier comprensión en términos físicos. La verdad es conceptual. La verdad es alineación. La verdad es estar centrados. La verdad es esa pequeñita mota de polvo en medio de cualquier cosa. Cuando hablan del ojo del huracán ustedes hablan de un centro, en donde no ocurre ninguna conmoción a pesar de que el huracán es tumultuoso, a pesar de que este trae un gran daño sobre aquellos que están por donde pasa. Todo aquello que esté dentro del ojo del huracán, siempre está a salvo. Si ustedes encuentran el ojo dentro del huracán al que llaman su vida, encontrarán que hay un lugar seguro en el centro de todo el caos que está rodeándoles. Deben entender que esto es opuesto a lo que han aprendido. Este es un entrenamiento diferente para ustedes el cual necesitan poner en su lugar y experimentar en su plano, como un nuevo método de vivir su vida. Nos gustaría compartir con ustedes algunas de las cosas que vemos acerca de los seres humanos y que les podemos ayudar con ellas. Una es cambiar la percepción de sí mismos. Los seres humanos crean a través de sus percepciones y creencias una gran cantidad de juicios acerca de sí mismos. Ellos creen que se merecen ser castigados. Creen que no tienen ningún valor para ser amados. Creen que no tienen importancia, que no tienen ningún papel que desempeñar en la vida, que su ayuda no es necesitada, que no tienen talentos ni habilidades. Creen esas cosas acerca de sí mismos, y creyéndolas no dejan espacio para creer en las buenas cosas acerca de sí mismos las cuales los harán libres. La libertad es un término relativo. Es relativo para aquellos quienes experimentan libertad. Para aquellos que no la tienen, libertad es solo una palabra. Nunca será experimentada.

La libertad es la habilidad de ser el ser interno que son y entender que se merecen y tienen el derecho de explorar todo lo que la vida les trae a ustedes. Así es de simple. En orden de hacerlo, primero tienen que ser amigos de sí mismos, y apreciar el ser interno que son.

Deben de entender que dentro del centro de su ser, el tema central de todos ustedes, está el amor incondicional y esto, el conocimiento de este elemento, está olvidado en la mayoría de las vidas humanas. Cuando ustedes saben que son amados, pueden dar y recibir amor y amarse a sí mismos como la divina luz y humanos que son, entonces tienen este elemento. Les decimos que es hora de descubrir la energía que el amor les presenta a cada uno en su vida. El necesitar el amor de otro, el sentir que merecen amarse a sí mismos es caminar hacia atrás. Primero hay que entender que son amados por lo divino, que son divinos en ser y naturaleza y que son el mismo amor. Teniendo y siendo amor, pueden entonces curar sus creencias que han distorsionado la verdad. Podríamos decir, aventar fuera la mayoría de lo que han creído acerca de sí mismos y comenzar de nuevo. Porque de hecho, han aceptado un programa acerca de sí mismos, el cual es mentira. Y esto es una forma de vivir triste y deprimente. Les pedimos que cuando recen, que no pidan por alguien mas, sino que pidan que su ser superior les ayude. Pidan porque su propio amor interno les asista y que su propia esencia espíritu se haga conocida a ustedes. Pídanle que les dé sabiduría, fuerza, entendimiento para confrontar los miedos en su vida, confrontar su diario vivir y entender que no están ustedes a cargo de todo lo que es conocido como la vida. No son responsables por los sentimientos de los demás. Son responsables por lo que ustedes sienten. Si hoy no se sienten bien acerca de sí mismos, entonces es en donde deben comenzar. Tienen que preguntarse: ¿Porque no me siento bien acerca de mí? Por supuesto, saben que no se sienten bien acerca de ustedes, pero ¿porqué? Deben de bucear un poco más profundo, preguntar el porque de muchas cosas. ¿Porqué creo esto? ¿Porqué creo que Dios viven en el cielo? ¿Porqué creo que hay un diablo? ¿Porqué creo que hay maldad? ¿Porqué creo que no merezco tener lo que necesito y quiero en mi vida? ¿Porqué creo en estas cosas? Estas son las preguntas que tienen que hacerse, porque son sus creencias las que crean esta percepción. Son sus creencias las que crean su realidad, la ilusión dentro de la cual viven. Si desean triunfar, si desean creer, si desean sentirse libres deben de entender que sus creencias actuales están bloqueando el que esa experiencia tome lugar. Han elegido creer lo que creen, pero pueden creer diferentemente. Ustedes lo eligieron y pueden podríamos decir, des-elegirlo. Es imperativo que remuevan todo lo que usan como armadura, o protección y encuentren la chispa de vida del niño interior, esa que fue libre antes de que se le mostrara el programa llamado vida. Ustedes son los únicos que pueden hacerlo. Nadie puede encontrarlo por vosotros, nadie puede hacerlo por vosotros. Hay quienes pueden hacerlo con ustedes, que pueden ayudarlos, pero finalmente ustedes son el dios dentro de su vida, por lo tanto han creado su realidad y por lo mismo son los únicos que pueden cambiarla.

Muchas veces oímos plegarias, les oímos decir que Dios venga y cambie su vida. Y nunca ven los resultados, porque cuando hablan al Dios, no están hablando de ustedes sino de alguien que no conocen. Pero cuando dicen: el Dios dentro de mí puede alienar y ayudarme a cambiar todo dentro de mi vida y de mí mismo, esto es reconocer y hablar con Dios. Así es como se alienan con el dios interno y utilizan esta energía para que esté presente y ayude en cada forma de hablar. Hemos venido hacia ustedes, ya que era necesario que oyeran que tenemos un nombre. Hablamos de nosotros como el Concilio de Nueve, pero es importante que oigan que somos el Concilio de Nueve porque si el canal simplemente dijera estaré canalizando, entonces no confiaran que la energía que viniera a través de ella sería la energía correcta. Sin embargo, ninguno de ustedes había oído de nosotros anteriormente. Ninguno de ustedes actualmente sabe que es el Concilio de Nueve. Sin embargo confiaron en nosotros para que viniéramos a traer esta información, porque en algún lugar dentro de ustedes, su dios interno, su ser superior ha dicho que es hora de encontrarse con viejos amigos, es tiempo de darles la bienvenida para que estén con nosotros este día, y es por ello que han venido a hablar, a oír y a ser parte de lo que somos ahora. No venimos a traer mensajes de calamidades, porque si ven a su alrededor, las hay en todas partes. Traemos mensajes de salvación, porque de hecho, si no se salvan a sí mismos, no salvaran al mundo. No hay un mensaje de lo que será, de lo que ha sido, o de lo que puede ser, porque de hecho no importa. Lo que les decimos no importa. Lo que importa es lo que se digan a sí mismos. Cuando se hablen a sí mismos, háganse amigos de ustedes mismos, amigos de las partes de sí mismos que no entienden de las partes de las cuales no hablan amablemente, las que no aman y las que no aprecian. Hablen solo del santo dios interno que son. Hagan sus ejercicios y sus meditaciones y alinéense con el centro del ser que nos une a todos como una familia y unidad en conciencia. Ábranse hacia donde no hay anchura, o profundidad, expándanse hacia donde es eternidad. Siempre recuerden que son eternos. De hecho, hay muchos lugares para ver sin sus ojos físicos. Deben de usar su imaginación para crear dentro de sí mismos la habilidad para moverse más allá de lo que es su techo, de eso que llaman mente. Deben de moverse más allá de la mente. Deben de aprender a observar su mente mas que dejarla que les dicte quienes son. Cuando aprendan a hacer esas cosas, entonces encontrarán la verdadera esencia de lo que son. Entenderán todo de esto a lo que llaman vida, lo cual es un juego en el cual ustedes juegan diferentes roles y de que tienen la habilidad de elegir que partes desean jugar y cuales no.

También tienen la habilidad de escribir el guión, la habilidad de dirigirlo, y hacer ambas cosas al mismo tiempo, inadvertidamente, inconscientemente y sin planearlo. Venimos hacia ustedes hoy y decimos: Piensen en que es lo que están haciendo e implementen una manera que les traiga realización y felicidad a sus vidas. Somos el Concilio de Nueve. Hemos venido hoy porque honramos el espíritu del canal y el de cada uno de los que están en el grupo. Hemos venido porque no hemos hablado mucho de esta manera a los seres de la Tierra y sentimos que podría ser bueno hacer una conexión de corazón con y para ustedes de cualquier forma disponible. No contestamos preguntas, pero habrá otros este día con ustedes.

Esperamos que hayan disfrutado esta visita y que nos recuerden y que nos llamen para ayudar a su Ser Superior, a su entendimiento y a su sabiduría. Cuando nos llamen, específicamente pidan conectar su ser superior con la energía del Concilio de Nueve del espíritu y pregúntenos acerca de lo que están ciegos acerca de sí mismos. Les agradecemos su atención, el estar aquí hoy y el amor que han generado en este cuarto dentro de su corazón, y dentro de su ser por otros en este planeta, asimismo por otros que han dejado el plano terrestre y a quien han llorado. Los dejamos con esta plegaria. Gran Luz divina dentro de mí, siempre estoy conectado hacia el Padre Madre Dios. Todas las cosas dentro de mí alienan hacia mi punto central de ser, verdad y luz. Soy abundante en mi conciencia, Soy abundante en mi riqueza y en mi libertad. Todos los días de mi vida recuerdo que Soy lo que Soy, y estaré centrado en la verdad en luz del dios interno. Yo soy lo que Soy, Yo soy lo que Soy, Yo soy lo que Soy.

Nos retiramos.