HOME

VISION DEL MUNDO DEL FUTURO

Publicado en el Diario Emergente de Sedona
Agosto, 2005 Por: Athene Raefiel, 2005

A todas las personas se les enseñará a respetar todo tipo de vida y a ellas mismas, desde temprana edad. Aprenderán que toda vida y cada individuo, es especial. Las personas serán motivadas a descubrir y desarrollar sus habilidades y talentos naturales, así como también a integrarlos dentro de todos los aspectos de su vida.

Un nuevo sistema educacional se impondrá para niños y adultos. Los niños pequeños serán estudiantes avanzados. Desde muy pequeños se les enseñar{a a hablar en varios idiomas; recibirán lecciones de ecología, ciencia, psicología y entendimiento emocional. Las herramientas de enseñanza más comunes entre los profesores serán los proyectos y la enseñanza vivencial. Los niños aprenderán que ellos son productivos y útiles para ellos mismos, sus comunidades y para el mundo que los rodea.

Al llegar a la pubertad, los adolescentes comenzarán a ser productivos en sus comunidades trabajando y recibiendo enseñanzas como aprendices y cooperando. La población pertenecerá a todos y nadie quedará por fuera. Los adolescentes aprenderán a sembrar y a cuidar las plantas, al igual que a cuidar la tierra t los animales. Trabajarán juntos formando equipos, pero no habrá competencias que ganar. Cada uno aprenderá a medirse y a entender sus limitaciones y habilidades.

Alrededor de los 17 ó 18 años, estos adolescentes regresarán a los salones de clases para educarse en el área que escojan como educación superior. Para ese entonces, cada individuo estará buscando conocimientos desconocidos y conscientizar áreas específicas. Junto a su familia, tomarán las decisiones sobre las áreas de estudio elegirán para promover el bienestar de la comunidad futura que llamamos "El Mundo".

La tecnología y la industria serán usadas para mejorar los recursos del planeta y para eliminar los desechos. Toda la tecnología será compartida y utilizada para el avance del planta y se gente como un todo.

Los adultos asistirán a reuniones y clases para aprender a enseñar y a educarse ellos mismos, a sus familias y a otras personas. Las emociones serán tratadas como una parte intrincada de la sociedad y de la vida diaria. La sensibilidad a la energía será algo normal y será explorada a los más grandes niveles que puedan lograrse.

La gente se volverá armoniosa y será libre de pensar y compartir sin necesidad de esconderse. La vergüenza, la culpa, el sufrimiento y la tristeza recibirán un tratamiento tal que permita que esos sentimientos sean desplazados y no obstaculicen la alegría del momento.

El dinero se usará como un mundo de intercambio para compartir y ayudar; no para obtener ganancias. Ya no existirá el hambre, debido a que todos encontrarán suplidas sus necesidades junto con trabajo, educación, ayuda y motivación.

La vida personal no se basará en las propiedades individuales, sino en el bienestar de la comunidad. El compartir, la comunicación, la gratitud y el entendimiento serán los verdaderos valores de las distintas sociedades.

Los seres humanos no solo aprenderemos a vivir en armonía con el ambiente que nos rodea, sino que ayudaremos a preservarlo y a protegerlo.

No habrá necesidad de cárceles ni de criminales, ya que la prevención, la educación y el entendimiento compasivo, a la par que infinidad de recursos, evitarán tales cosas. El sistema de justicia será reemplazado por programas de prevención, de comportamiento, de conocimiento y de conscientización.

Ya no habrá más prejuicios. Basaremos nuestra percepción y entendimiento de los otros en un sistema de amor incondicional que permita convertir los diferentes puntos de vista en herramientas positivas para alcanzar metas y alianzas comunes.

El estatus se edificará sobre la integridad, la honestidad, la compasión y la ayuda, así como también sobre el conocimiento y la inteligencia.

Todos nacerán con la misma habilidad y medios para obtener comida y habitación. No habrá hambre o personas sin vivienda.

La tierra será vista y conocida como el hogar de todos los que la habitan, por lo que la tecnología y la ciencia serán utilizadas de forma continua para mantener un medio ambiente saludable y balanceado.

La medicina se orientará nuevamente a las ciencias naturales de las hierbas y de la prevención. Toda la comida que se siembre y se ingiera será orgánica. Los cirujanos encontrarán nuevos métodos para sanar las partes internas del cuerpo y las personas aprenderán a regenerar sus propios cuerpos, manteniéndose desintoxicadas y manteniendo el equilibrio en sus cuerpos, mentes, almas y espíritus.

No habrá guerras, sino respeto por toda forma de vida.

Habrá un idioma unificado – el de la compasión y la cooperación.

En vez de los actuales sistemas de gobierno, habrá consejos comunales que compartirán e integrarán a otros consejos comunales para el mejoramiento y el bienestar de las personas y del planeta como un todo.

La religión se convertirá en espiritualidad, la percepción natural de la vida misma con sus misterios será una jornada individual aprendida a través de las experiencias de vida de cada uno y de la conexión espiritual que cada cual encuentre en su vida. Los dogmas y las doctrinas cesarán de existir como un fin y todas pasarán a ser parte de un estudio histórico.

Siempre habrá posibilidades de avanzar a nivel educativo en la vida de aquellas personas que así lo deseen. Las posibilidades serán ilimitadas.

El autocontrol será una forma de vida.

La gente no necesitará aislarse del miedo y del dolor, porque todos sabrán que están seguros en su ambiente y con ellos mismos.

Las mareas del planeta Tierra cambiarán y la armonía producida por la humanidad cambiará la armonía de la Madre Tierra al equilibrio y satisfacción.

Los humanos nos daremos cuenta que de hecho somos todos iguales, al igual que somos todos diferentes, y que esas similitudes y diferencias son lo que nos hace individuos. La individualidad ya no causará miedo o parcialidades.

En vez de asombrarnos por los logros de los demás, ellos serán nuestra inspiración y nos asombraremos de nosotros mismos.

Habrá un respecto compartido por todo tipo de vida en cualquiera de sus formas.

Yo llamo a esto mi visión del mundo futuro, aunque es, en mucho, Mi realidad diaria. Lo llamo “El Cielo en la Tierra”, no porque suene tan "Shangri-La" sino porque sé que es verdad. Mi visión es una visión sostenida por muchos; para nosotros esto se hará una realidad se manifestará. ¿Cuál es tu visión?